Cómo hablamos tiene una gran influencia en nuestros comportamientos. Cambiando nuestro lenguaje podemos mejorar nuestro estado de ánimo y resultados.

Bernard Roth en su libro, “The Achievement Habit” nos sugiere varios trucos. Prueba estos dos, son muy sencillos:

Cambia ¨pero¨ por ¨y¨

En vez de decir ¨Quiero hacer deporte pero tengo que trabajar¨, di: ¨Quiero hacer deporte y trabajar¨.

Cuando utilizas ¨pero¨ se genera un conflicto en tu mente. Sin embargo, cuando utilizas ¨y¨ el cerebro reprocesa las dos partes y busca la mejor solución. De este modo hay más opciones de distribuir el tiempo para poder hacer ambas cosas, sin dejar una de lado.

Cambia ‘tengo que hacer’ por ‘quiero hacer

En vez de ¨tengo que hacer este curso¨, decirte o pensar ¨quiero hacer este curso¨.

De ese modo disminuye la presión que te generas y con ¨quiero¨ te fijarás en lo que te reporta, en sus beneficios y no en lo que te cuesta. Te darás cuenta que eres tú quien decides lo que haces y lo que no.

¡Pruébalo! Funciona…